miércoles, 11 de enero de 2012

GO TO THE MARDI GRAS


Permítanme que me presente, yo soy el loco confidente, el viento de oriente, el río bravío de occidente… Las plumas son mi razón, las letras son mi virtud, la música de mi pueblo: mi memoria. Una danza que se agita por la ladera me trae de nuevo una pronta primavera. Salimos a las calles por fin secas, bajo un sol radiante que no recordábamos, todo está preparado, la gente nos espera, el festival comienza.

http://www.youtube.com/watch?v=gld0k7r7MaA

Cruzando el Mississippi me encuentro a mi tribu a ritmo de panderetas y tambores. Después de todo un año las caras reflejan la ansiedad acumulada, los collares de colores ya van rulando, y ahora nos toca a nosotros decir nuestra verdad. ¿Qué más da si es Mardi Gras o El Día de San José? De igual manera reivindicaremos a nuestros antepasados esclavos de una injusticia que hoy en día sigue presente en esta puerca humanidad. Yo que tengo ya mis años no me explico por qué no avanzamos de una maldita vez, como en muchas otras cosas. Y a mí me tachan de no querer confraternizar con el hombre blanco, cuando es el hombre blanco quien nos sigue exterminando.

Soy el “Gran Jefe” presido mi tribu desde hace veinte años, y empecé ayudando a mi padre con su traje de “Gran Jefe” y así me fui curtiendo en esta tradición comenzada en el siglo XVIII. Junto a mi hombre de bandera y a mi espía recorro el barrio francés, la multitud nos acompaña, baila con nosotros, y nuestros familiares cantan al compás nuestro:

“tu-way-pa-ka-way.”

Nuestra ciudad es la capital cultura, aunque de infraestructura mejor no hablar, todo lo contrario. Aún así tenemos unos políticos que no nos facilitan las cosas, nuestro gobierno central hace mucho que se olvidó de nosotros, y la brecha cada vez se hace más y más grande. Yo ya no creo en nada ni en nadie, ni siquiera en mí mismo. La vida sólo me reporta decepciones al ver que mis ilusiones quedaron enterradas. La juventud ya no anda despierta, andan adormilados, ni sienten ni padecen, y nosotros estamos muy viejos para seguir dando la guerra de antaño. ¿Qué va a ser de nosotros? Si tengo suerte lo veré desde el edén que me han prometido, porque, desde luego, el infierno aquí ya lo he vivido.

Suenan susurros en la noche, en forma de voz grave, aguerrida, deteriorada… Nuestro “Jefe” está aquí, vayamos con él, corre…

“tu-way-pa-ka-way.”

http://www.youtube.com/watch?v=S_5FeWN1YjQ

Y dejen que el “Mardi Gras” entre en vuestras vidas, no importa de donde seáis, por aquí se dice que quien viene alguna vez a Nueva Orleáns puede considerarse uno de acá mismo. El carnaval es aquí un estilo de vida, lejos de clases sociales, ni principio ni finales, la música de jazz entra por todo tu cuerpo y te somete a la más pura de las danzas. Paseen por Bourbon Street, aprendan qué es “TIPITINA” y sobretodo déjense embelesar por el Professor Longhair:

http://www.youtube.com/watch?v=0wAMr3V5lN4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada